Skip to main content

Diarios de un Chikungunya (3)

Capítulo 3: Las fiebres del Monzón

Los trenes en la India son una institución, atesoran retrasos y paso del tiempo; desde la época colonial británica son una de las imágenes junto al Taj Mahal y las vacas sagradas. Algunas películas como “Viaje a Darjeeling” le han puesto un broche al imaginario popular de turistas y viajeros, pero la imagen es menos romántica y las categorías de billete reflejan en alguna manera la aún estructurada sociedad de castas del país.

Para turistas y viajeros las opciones más habituales (modestas con ventilador o lujosas con aire acondicionado) incluyen un pasaje en cubículos conectados por un pasillo semicentral con tres líneas de literas abatibles agrupadas en tres plantas; en un esquema tres-tres-tres dejando un lado del cuadrángulo a las vistas de ventanilla. Nuestro destino era Varanasi, la famosa ciudad de las cremaciones sobre el río Ganges y tras una visita a la oficina “May I help you” de la estación central de Delhi teníamos nuestros billetes para el tren nocturno, felices de tomar nuestro primer largo recorrido en la India. Nos esperaban 12 horas de trayecto (tardamos un poco más).

Leer más

Diarios de un Chikungunya (2)

Capítulo 2: Un encuentro inesperado

No era una mañana de septiembre cualquiera!

Despertarse en un nuevo lugar  siempre me parece un regalo, una decisión y una apuesta; pero si añadimos la ilusión de pisar por primera vez un país y la ensoñación de sus reconocidas maravillas, India, en esta ocasión, se convertía en un nuevo “mejor primer” despertar.

Descansado, con la garganta reseca del aire acondicionado y una leve quemazón en el lateral del dedo índice de la mano derecha. La noche anterior había untado expresamente piernas, brazos y cara con repelente de mosquitos (de hecho había usado dos marcas diferentes) pero tenía una leve incisión rodeada de un pequeño halo rosado. No le di mayor importancia, pero sí advertí la mas que probable picadura de un mosquito. Pensé que no sería la última en un viaje sin fecha de retorno y decidí retomar la rutina matutina.

Leer más

Diarios de un Chikungunya (1)

Capítulo 1: Un caldo de cultivo

Aquel callejón de Paharganj acumulaba la suciedad de la India en una sola estampa; en un desnivel de la calle se acumulaban plásticos y desechos orgánicos mientras los afanados vecinos hacían las veces de barrenderos. Había algún que otro charco embarrado y lixiviados varios,  un manto de polvo seco alrededor y un calor sofocante. Era una bienvenida icónica , reflejo fiel de todas aquellas imágenes referidas antes sobre la salubridad del país.

Mujeres ataviadas de colores y niños flacuchos caminaban ajenos a nuestra mirada; por un breve instante el aire se enrareció e hizo incomodo, nuestro paso se hacía necesariamente veloz mientras sorteabamos la presencia tranquila de dos vacas que mascaban algún manjar poco sagrado. Alrededor todo era cotidianidad, el asombro era solo nuestro.

Leer más

Una vuelta por las #iatiJGV (Jornadas de Grandes Viajes)

27 y 28 de mayo de 2017

Antiga Fàbrica d’Estrella Damm (Barcelona)

 

Sí el otro día quería ir a una de las playas con dunas de Baovista (Cabo Verde) y pasadas unas horas no veía la forma de planear una visita a la niebla atlántica que cubre el desierto del Namib, (pausa para tomar aire),… este fin de semana se han multiplicado por diez los escenarios para mi mochila.

¿Cómo? y ¿Dónde?

En las #IATIJGV de Barcelona !!! Las famosas Jornadas de Grandes Viajes que me han llevado lejos y cerca. Lejos a países donde tan siquiera había pensado como destino y cerca, a cuatro pasos de casa, donde un faristol se presta a compartir todas estas historias.

Leer más

Ljubljana: la ciudad de las tres sonrisas

Escribiendo en mi día 6 en Ljubljana: Tengo que planificar cómo escapar de esta ciudad!!! Help!!!

Llegué y llovía, no me gustó la sensación, pero sí el ruido de la lluvia ventanas afuera. Cuando salió un poco el sol descubrí los puentes de la ciudad y su río: ese fue mi primer amor. El trazado semicircular sonríe resiguiendo las aguas del Ljubljanica a uno y otro lado, el castillo allí arriba, con su vista privilegiada de bicicletas y gentes; estelas móviles en el adoquinado. Los puentes como grapas en el mapa juntan el centro de la ciudad de forma majestuosa como cirugía inteligente casi imperceptible. Pareciera como que tramos de río cubrieran el espacio en vez de ser el duro asfalto quien estuvo ahí en segundo término.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies