Skip to main content
11 de noviembre 2014

Mae Sot, monjes y el viajero despistado

Mae Sot (Tailandia)

11 de noviembre 2014

Tras un viajecito en furgoneta desde sukothai; apretado a mas no poder y llegar a Mae Sot un pueblo mas birmano que thai, o a la luz de mi razón así yo diría; mismo recuerdo de tiendas y tiendecitas, niños jugando con la pelota de madera trenzada, la misma sonrisa por cualquier motivo, miradas y mas miradas, esa sensacion de acera caotica atestada de obstáculos…

Llegar al hotel en mototaxi, para plantar campo base e intentar encontrar Colabora Birmania, del Ban thai al borderline, bar precioso tb gestionado por una ong y de ahí hablar con una chica cambiar moviles por si encuentra a un conocido de… finalmente respuesta via mail para cenar juntos; gente de lo mas diversa pero que cautivaban mis sentidos en cuanto la admiración profunda, que libertad sus vidas… voy y vengo por donde me convengo.

Pero antes y el balsamo a mis inquietudes desubicadas del dia fue el paseo de la tarde culminado en templo budista; al entrar estaba la colada tendida, y al ascender escalones, ahí estaban a punto de empezar… hice con la cabeza si podia y ya estraba allí sentado con varios monjes niños delante lanzandome miradas traviesas entre sorpresa y timidez. Cánticos unos 20 minutos y para casa, no sin antes agradecerles y que ellos me agradecieran, fue un momento intenso, un intercambio… paz tras salir de alli y gratitud por su hospitalidad.

Saludos viajeros
P.s. Sigo yendo despistado, mucho que aprender, mucho que relajar, pero feliz en lo comun de las cosas.

 

 

 

Paseando por Mae Sot, esperando contactar con los chicos de la ONG, sin rumbo fijo, configurando un mapa mental de las calles y lanzando miradas en los ángulos mas diversos, a todos lados, quiero recordar este lugar, sus escenas quotidianas.

Escenas cuotidianas de esas que dejan un poso silencioso y acaban de incorporar un pellizco de la humanidad que configura lo que cada uno es en su día a dia; una quotidianidad incorporada en tu quotidianidad, inconscientemente.

Siempre defenderé que esos momentos son el motivo de mi viajar, aquello de la vida de las gentes que pueda llegarme, reconocerme con ellos allí sentado me completó el día, fué apenas media hora, breves miradas, unas palabras en inglés y la paz interior de quien deambula y se encuentra ese simple regalo.

¡Feliz día!

¡Saludos viajeros!

 

envi@t des del cor: Share!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies