Skip to main content
5 de noviembre slider

El tren de migdia

Bangkok – Chiang Mai  (Tailandia)

5 de Novembre 2015

Viajar debe ser eso, pasar horas viajando, hay quien en lugar de coger el “tren de mitjanit” toman el tren de las 12 horas; un desafío a la paciencia un reto al no pensar y mirar palmeras pasar y lluvia caer.

La prueba estaba en no comparar con viajes acompañados pasados, en reciclar la sensación : “observar”, observar te salva siempre, quizas por eso los niños pequeños lo ven todo, no filtran en base a experiencia, absorven de nuevo pq es nuevo (ese estado mental se pierde con la edad, siempre hay con que relacionar la situación justo al instante de vivirla… ahí se cuela un filtro falso y la vida no puede computar como una instagram)

Conocí dos chicos; una pareja maja, desde la distancia miraba como se querían fue bonito observarlos furtivamente y imaginar una felicidad concreta, una conexión.

Un sr aleman viajaba con una sra thai mas joven, esta a mi lado el sr en el asiento de enfrente y el hijo de la thai (hijo?) Unos asientos mas allá; fue raro, ella lo cuidaba, se quitaba la comida de la boca para darsela a el, el solicitaba su atención con cualquier pretexto. (Las relaciones interpersonales adoptan muchos matices, tantos? Muchísimos)

Unas chicas holandesas, un asiento que se vencía (el mio para ser mas porecisos), una chica multitatuada y el habitual cuerpo de baile de ires i venires del personal del tren.

Llegar, perderse, y en contrarse.
Y volver a encontrarse una cerveza en cara conocidas.

Luego… que decir… la foto , ” la foto” que es nueva no la filtreis y un deseo que pensar que me quedé aún pensando…

Saludos viajeros Loi Krathong desde Chiang Mai

 

P.s. pedid vuestro deseo que yo lo lanzó al cielo

5 de noviembre 2014

Así fué como conocí a Lara y Guillermo, en un tren hacia Chiang Mai, con mis reflexiones y observaciones pseudoantropológicas habituales y como al llegar tras la cervecita de rigor ,lancé mi primera lamparita en un templo con Jordi, Paola y Martín; ese fue un ensayo general que quedó en mi retina, claro que valió, fue la primera, peroooo la verdadera sensación integrada de lo que significa lanzar una lampara de luz, (y la compañía) llegó al día suguiente, no quiero ir adelantando pero ya me voy con todo ese cúmulo de ideas para escribir el comentario del siguiente post.

¿Quien apuesta por vivir lanzando lámparas al cielo de noche?

Saludos viajeros.

 

envi@t des del cor: Share!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies