Skip to main content
8 de noviembre slider

Luz entre los árboles, Doi Intanon

Chiang Mai, Doi Inthanon (Tailandia)

8 de Noviembre 2014

Pre: Queridos mosquitos tailandeses, si si, a vosotros os digo, dejadme escribir mis posts que voy con retraso; mis amigos del viaje tienen la culpa, pues pasar tiempo con ellos estos días ha sido mi mejor post…

Y la luz se filtraba por la copa de los árboles, reseguía el tronco retorcido de alguna liana y daba de plano en sensor de mi camara y en mi retina; sí! Habíamos subido hasta el Doi Inthanon una reserva natural con cascadas, templos entre neblina y mucha vegetación.

Hay algo en el color verde que recarga las pilas, el ruído de las cascadas y el quejío andaluz de algún amigo (siempre con esa gracia, ele). No fué el día mas trascendente, pero ahí conocí gente importante, una pandilla de bloggers que podriamos denominar la subsección serendipity, jeje.

Saludos viajeros

8 de noviembre

 

Recuerdo… que quedamos enfrente de un establecimiento de comida rápida mas allá del Tapae Gate, justo al salir de la muralla cuadrangular de Chiang Mai, fué un llegar de mochileros y por si fueramos pocos decidimos que necesitavamos dos furgonetas rojas (songthaew) y añadimos a dos nuevos fichajes, dos argentinas (Romina e Ivana, cordobesas) que andaban buscando quien iba hacia el Doi Intanton (fué curioso descubrir que ya había hablado fugazmente con ellas en Hualumpong, la estación de tren de Bangkok).

Recuerdo… que junto a ellas en la furgo, medio dormidos aparecían con Felipe, Analucía, Thais y Jordi, pequeño equipo que me llevaría a cualquier rincón de mundo. Y tras un recruzarnos con la furgo del equipo 2, llegamos a un seguido de paradas con su correspondiente atractivo turístico.

Entre vegetación que dejaba filtrar la luz, esas rafagas, hilos encendidos de blanco entre lianas, las copas de árboles perforadas, helechos salvajes de verdes oscuros y musgos trepadizos tapizando rincón alguno. Piedras, caminos silvestres mojados de barro reciente.

El templo recubierto de un manto de escaleras, austero y moderno y rodeado de jardines entramados de caminos de elefantes de piedra.

Y allá al fondo unos cascadas, suspendidas en la roca, las aguas que al momento salpicarían a nuevos amigos y un recuerdo… a mi memoria.

¡Saludos viajeros!

 

envi@t des del cor: Share!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies