Skip to main content
Merzouga slider

Las Dunas de Merzouga – Erg Chebbi

Merzouga (Marruecos)

7 y 8  de mayo de 2016

Dormir en el desierto bajo una infinidad de estrellas con el tacto de la arena en los pies, la música de tambores y qraquebs y el sabor melifluo del té berber. Era una de los checkpoints de mi recorrido imaginario por Marruecos; el desierto del Sahara a las puertas de la frontera con Argelia y allí estaba yo, con toda ilusión.

merzouga 1 Collage

Llegué desde Fez por carretera con bus. Hay diversas compañías: dos más turísticas (Supratours y CTM) y los buses locales; en este caso opté por una de las primeras CTM que salía de la estación cercana a la puerta azul Bab Boujeloud de Fez. Llegaba tarde a la estación y muy cargado, Thiago un portugués se animó a acompañarme para comer un bocadillo marroquí justo allí en la estación: esta vez era de huevo y unas masitas especiadas que fríen y trocean. Bus nocturno que llegó a las afueras de Rissani donde me recogió un señor con gafas de sol, de trato rudo y peculiar, de allí hasta un hostel al sur de Merzouga a unos 20 minutos a pie del centro. Hay varias opciones de alojamiento: Merzouga sur, Merzouga y Hassi Labied (unos kilómetros más allá); quizás lo mejor sea llegar al pueblo y allí preguntar, cualquier espera justifica la independencia de decidir in situ.

Karim el camarero del hostel, amable y castellanoparlante me hizo decidir quedarme allí, y es un contraste entre la gente local sin más aparente deseo que su quehacer diario y el afán de negocio, … para mi esa barrera dificulta acceder a lo auténtico de las gentes de Marruecos, pero si entras fluyen conversaciones se forja una hermandad sutil. Unos te atan el pañuelo a la forma bereber, otros miran como abres tu billetera; no hay que desesperar.

Tras una breve vuelta por el pueblo, una plaza y apenas cuatro calles laterales, volví a la habitación a descansar. La fortuna del desierto quiso que Holly y Rob, dos neoyorkinos buena onda, me invitaran a comer de su tajine que resulto ser delicioso. A media tarde Jorge, un fotógrafo-retratista se unió al grupo. Nos ibamos al desierto en breve.

Dromedarios, dunas y conversaciones de arena

La fila de cuatro dromedarios, accedía a las dunas tranquila, el camino es apenas de media hora y los animales parecían descansados y cariñosos. El guía nos explicó como se llamaban, cuanto tiempo llevaban con él y porque cada día amaba más su trabajo allí en el desierto. No pareciera que la monotonía le invadiese. Sus ojos lucían sinceros, agotados pero vivos,  como si las dunas fueran su casa y la arena su hogar en el corazón.

Merzouga 2 Collage

La sensación de montar a dromedario es cómoda aunque adolorece el lateral del arco de las piernas. Las subidas y bajadas y el tambaleo sutil de la marcha se suman al espectáculo de las dunas. Tirar fotos con una reflex mientras montas es casi ejercicio de equilibrista, parece que vayas a caer de lado en plan “plof”, pero era casi una obligación. Un tiempo estuve simplemente fluyendo del camino, maravillado del entorno y el paseo; otro rato charlando de política, viajes, de la vida con Jorge mientras intercambiábamos  fotos.

Merzouga 3 Collage

Merzouga 4 Collage

Fuego en la arena, música para acompañar las estrellas

Unos tenderetes con rafia negra a modo de carpas con separaciones de cortina y dos camas a cada lado; describían un semicírculo las mesas y sillas sobre una alfombra, a la suma: unas velas para iluminar la escena. Al centro esperaba una hoguera lista para encender la noche y despertar canciones y ritmos bereber. La cena fue exquisita, y un té nos invitó a cambiar de escenario alrededor de la hoguera preludio de los tambores y claqueteos. Aprendí a tocar esas castañuelas metálicas, de forma amateur total; cierta vergüenza, perooo quien no se suma e interactúa no gana…

merzouga 1

Creo que dormí unas 3 horas esa noche; las estrellas invitaban a quedarse y la música había cesado pero los chicos seguían tocando en la lejanía como rumor animado del desierto.

Amanecer rojizo

Aparecían formas humanas, sombras que se encaramaban a las dunas lejanas y el espectáculo de la luz de la mañana creaba un silencio de postal y regalaba a los sentidos una combinación cromática nueva. Para mi la imagen del desierto es esa que vimos a primera hora, cuando el sol recién amanecía. Esa es mi postal de Erg Chebbi, y cuando alguien me pregunta esa imagen es la que mi mente tiene registrada como portada de carpeta y preludio de cualquier explicación.

Merzouga 2

Encantado de la magia de la arena rojiza, que grano a grano caló en los adentros para un tiempo largo, aunque sólo fuera por una noche, la experiencia vale la pena y si me preguntan yo digo ‘que volveré.

   Erg Chebbi (Merzouga)

  1. Tocar la arena del desierto e imaginar la inmensidad del Sahara
  2. Horizonte rojizo al amanecer
  3. Dromedario rascándose contra tu pierna y buscando una caricia en la crin
  4. Subir una duna y divisar la profundidad del horizonte
  5. Piedras negras desgranadas, otro concepto de desierto
  6. Mapa de estrellas, arena en los pies, cabeza recostada y dulce brisa del desierto
  7. Música bereber frente a una hoguera; juego de luces y sombras
  8. Conversaciones sobre la vida en el desierto con los guías locales
  9. Silencio y calma, con rumor de música como susurro lejano
  10. Esa sensación de inmensidad que te hace pequeño pero afortunado

 

¡Saludos viajeros!

envi@t des del cor: Share!!!

2 ideas en “Las Dunas de Merzouga – Erg Chebbi

    1. La verdad es que recien empiezo a visualizar como es este tipo de viaje; disfrutando mucho los momentos, y parece como si llevase más tiempo viajando; igual necesito pararme a reflexionar sobre la libertad cuando viajas. Un abrazo Leo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies