Skip to main content

¡Saludos viajeros!

¡Bienvenido a Saludos viajeros!

¡Muy buenas viajero, lector ocasional, compañero de aventuras y palabras! Espero conocerte algún día y compartir momentos agradables entre estas líneas.

Si has llegado hasta aquí (pues venías de otro lugar o el “azar” felizmente te acompañó) y ahora estas leyendo con cierta curiosidad,… te podrás preguntar igual que yo: ¿Qué es Saludos viajeros? ¿En qué consiste este blog? ¿Hacia dónde nos va a ir llevando?

Pues precisamente de “ese indefinido” van estas primeras líneas, … de una sensación que a menudo me invade:

<< Esa incertidumbre por lo que sucederá, ese vacío rugiente del estómago al amanecer de cada día y ese cualquier devenir posible o imposible que deletrea la palabra…VIAJAR.

La vida, sin mas, debería ser eso en todo instante: “Una emoción irrefrenable hacia lo desconocido” >>

De este intangible “suma y sigue”, mezcla de palabras y aromas; De esta ecuación del desproposito más intencionado; y de este día a día del viajar cuotodiano (del cual asumo el desorden que habita dentro). De entre toda esta mezcolanza de destino imprevisto… ¡Ahí vamos!

 

Cómo surgió la idea…

Nunca me plantee montar un blog de viajes,… En la anarquía de acumular fotos y textos en diversos formatos (discos duros externos,  pseudoposts en redes sociales y notas de viaje en libretas postradas en sus tres primeras páginas) andaba siempre. Todo era como una de esas cajas de fotos antiguas repleta de notas manuscritas y postales mataselladas con fechas pretéritas; Garabatos varios donde no encontrar ni un orden ni un relato.

Todo esto fué así, hasta que una mochilera que conocí decidió preguntarme porqué no escribía un blog. ¡Así de simple y espontáneo! ¡Sí! Para esos entoces apenas escribía y compartía alguna foto por redes sociales; más de ese cajón desordenado. Algo le gustó a mi amiga y me invitó a encauzarlo.( ¡Gra-cias!) Esa fue la antesala de mucho trabajo que se venía por delante.

 

anarquia saludos viajeros

 

Cuando regresé del viaje, pausé un segundo, miré por dentro (una ojeada rápida a las visceras de las razones y a los borradores de mis anhelos literarios) mientras me respondía con un “¿Porqué no?” y un “¡Qué pereza domesticar inconstancias!”

Ese desasosiego pasó,… y “lo del blog” rondaba por mi cabeza como posibilidad acompañando a otras tantas opciones… pero para entonces alguien, certeramente apostilló un “Xavi, no dejes de escribir!” , cosa que sirvió para sonrojarme y decidirme a probar. (¿Porqué no?) Y así fue como me encontré  con una semilla en el bolsillo.

Semilla en el bolsillo no brota…

En aquello del movimiento se demuestra andando me puse a explorar, me encomendé a San Google y puse teclas en el asunto. Yo ya había postulado maneras en un arcaico fotolog y un blogger compartido sobre artesanías, pero me adentraba a construir desde cero un blog algo más complejo, desde mi ignoracia más certera. ¿Qué malo podía pasar?

Con escasos conocimientos informáticos previos y con limitada astucia para estructurar los textos, etc…. Me fijé en otros blogs, vi videotutoriales por internet, recopilé ideas en blocs de notas y enturbié mi mente de mil ideas y estructuras…

¡De acuerdo, complicado! Aún así aquella semilla en el bolsillo no apuntaba estructuras previas, no pretendía grandes artificios y definitivamente todo estaba en darle tierra, agua y esperar ver los brotes.

Ahora que han pasados unas cuantas estaciones (y he reeditado la entrada 😉 ) aún me paro a ver sus ramificaciones y pequeños detalles (como en esas antiguas monografías de herbario). La planta está verde y sigue creciendo a su libre albedrío. Anárquica pero sin duda del tono de verde que buscaba: el que surgiera de aportarle agua, colocarla en tierra de caminos y dejar que el aire y  la luz hiciesen su reacción en cadena.

Así pues de tres ingredientes básicos, una estructura de blog para hacer crecer el proyecto:

a t y s

 

 

  • AGUA: fluido de vida, sabia a compartir con nuevos compañeros (¿Zumo tropical o cerveza?):  “Amigos viajeros”
  • TIERRA: donde clavar nuevas raíces, extraer buenos nutrientes. Mapas de caminos por recorrer   “La ruta”
  • SOL: luz necesaria para tirar nuevos brotes. “Inspiraciones viajeras”   Elemento imprescindible en “La mochila”

planta

“Todo gran árbol en su día fué semilla”

¿Porqué Saludos viajeros?

Cuando estuve pensando el nombre del blog, me vino a la cabeza la coletilla final, la despedida de los correos electrónicos que enviaba a amigos y familiares para explicar mi jornada de viaje. Estaba por Myanmar (Birmania) y solía acabar con un: ¡Saludos viajeros!

Recordaba (allí, en mi asombro de espacios y formas nuevas) una serie infantil (Fragel Rock) en la que un personajillo que vivía entre grutas recibía postales diversas de su tío viajero Matt descubriendo el extraño mundo exterior de los humanos. Eso fue mucho antes de teléfonos móviles “inteligentes” y las redes “sociales” ¡Fácil! No demoré mucho. Tenía un nombre, como en aquellos primeros correos ¡Saludos viajeros!

saludar. Del lat. salutăre.

1. tr. Dirigir a alguien, al encontrarlo o despedirse de él, palabras corteses, interesándose por su salud o deseándosela, diciendo adiós, hola, etc.

2. tr. Mostrar a alguien benevolencia o respeto mediante señales formularias.

3. tr. Enviar saludos. (…)

Cuando llego a un lugar nuevo, procuro aprender algunas palabras en idioma local, como saludar y agradecer: una terna de tres: Hola – Adiós – Gracias. Y en mi opinión imprescindible, aunque sólo sea por actitud hacia las gentes del lugar. De ahí lo de Saludos.

hola adios gracias

 “Entonces me dijo un punto revelador y sorprendido:  – Decir hola y adiós, ¡Saberlo! debería ser asignatura obligatoria..”

También me gusta saber con que palabra se brinda, esa es una lista que me debería plantear poner en papel…

Viajeros. Siempre me he sentido incómodo en el debate recurrente de los términos viajero vs turista. Yo no soy ni viajero, ni turista, ni ambas cosas a la vez. Tal vez el término viajero habla de un nuevo enfoque, aquel que se adentra y descubre nuevos mundos para si mismo, dará igual si transita los mismos caminos que tantos otros y la cuestión en esencia está más en como lo vive. Engloba ese “viajero”, un poco de aire aventurero, de descubrimiento propio y de deseo de expandir la mirada mas allá de las propias barreras. En lugares de lo mas diversos (nuevos o nuevamente observados, ojo!). Poco a poco uno trata de buscarle nuevas perspectivas al prisma y alejarse de los tópicos.

En contraposición el concepto turista, quizás es más prudente. El objeto de la visita se quedaría en el común de las postales descoloridas de quiosco y las rutas trazadas de forma ajena. Esa curiosidad, a mí también me vale. Reivindico como parte de la visión global de los viajes ese deambular: ¡Turistear también está perfecto!

Yo, empezando desde lo cercano, estoy encantado  de acompañar a amigos visitantes a descubrir mi ciudad. Me otorga perspectiva y curiosidad nueva, me redescubre el espacio. Sin duda transitando espacios repletos de cámaras y turistas, pero con la mirada perdida en la chica de la bicicleta y el señor que pasea el perro periodico en mano. En la inteción de la mirada se difuminan los términos.

Y ya lo demás son etiquetas que quitar de la camisa.  Creo que la RAE lo pone más fácil todo…

viajero, ra

1. adj.Que viaja. Apl. a pers., u. m. c. s.

2. m. y f.Persona que relata un viaje. (…)

¿De dónde lo del “viatge interior pel món exterior”?

Un subtítulo del nombre del blog y alguna intencionalidad en su elección: Si “Viajar es regresar” que decía G.García Márquez, sacar aprendizaje de lo vivido y viajado no deja de ser parte del mismo plato. Con ello, investigar un poco en cualquier circunstancia, tomar nota consciente, pensar e integrar lo que sucede en ruta. De ahí el porqué de “Viatge interior pel món exterior”.


Deciá un chico, en una conferencia “no me imagino nada más exterior que un viaje” y no podía estar más en lo cierto. Coincidí (o me concedí) que en un viaje el trabajo de descubrirse reside más en un acto reflejo de expansión externo que en la propia introspección reflexiva. Aún así sospecho que inconscientemente los dos extremos se tocan y entrelazan.

Me pregunto si la gente experimenta cambios al mismo ritmo que deja huellas o deja huellas para dar constancia del cambio. En cualquier caso a mi, viajar “me crece”.

 

Así pues,…

Me encantará dejar escrito, aquí en el blog, mis experiencias de viaje como un recordatorio propio, y compartir un “saludos viajeros” a quien se entretenga a leer. Aparte te invito a que me acompañes, comentes, hagas el blog un poco tuyo y envíes si te apetece tus comentarios viajeros allá por donde andes. Sin mucha más pretensión espero te sea útil o te divierta un instante, lo mínimo para que tu también envies a quien más desees tus saludos viajeros.

¡Quedan muchos saludos a enviar, muchos por recibir y otros tantos que imaginar! ¡Espero que te guste! Un abrazo grande y…

¡Saludos viajeros!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies